Esto no es una paradoja

Hurgando entre los borradores encontré esto, que vaya uno a saber cuándo lo escribí. Si bien todavía le faltaría edición, la verdad es que no lo voy a retocar, así que para no dejarlo morir entre los borradores, lo publico hoy, reviviendo un poco el blog despueś de casi un año y medio de sequía.

Ésta es tu historia, y la de tu ex pareja (que, de ahora en más, pasaremos a llamar x). Con x tenían una relación maravillosa. Eran felices. Pasaban juntos los días y las noches; las mañanas y las tardes.
Hasta que un día, de manera repentina, x desapareció. No dio señales de vida, no intentó contactarse con vos. Pero sabías que se había ido para siempre. Que ya nunca volvería.

Desde ese momento, tus días pasaron a ser monótonos. No hacías otra cosa que pensar en x. No entendías la razón de su alejamiento. El sólo pensamiento te entristecía. Era automático, e incluso parecía programado en tu cerebro: pensabas en x, y te entristecías. Pero no podía ser programado, a todos les pasa lo mismo. Lo habías visto hasta en las películas.
El tiempo pasaba, y la fórmula se repetía: pensabas, te entristecías, pasaba media hora, pensabas, te entristecías. Y esa tristeza no menguaba, se mantenía firme como el primer día.
Ya no podías aguantar más. Lo único que necesitabas era no pensar. Necesitabas un fin de semana sin que x invadiera tu mente.
Sabías, sin saber de dónde venía la certeza, que, si lograbas pasar al menos un día entero sin que apareciera en tus pensamientos, serías feliz. Quizás no como cuando estaban juntos, pero serías feliz. La tristeza desaparecería. No había dudas.

Hasta que llegó un fin de semana. Un fin de semana opaco, gris; como todos. Un fin de semana que finalizó, 1 minuto después del domingo a las 23:59, con un pensamiento cuyo protagonista era frecuente y conocido: x, seguido de la realización de que era la primera vez en 48 horas que invadía tu mente.

Inmediatamente después, incluso a algunos metros de distancia, se escucharon las chispas, que precedieron a la explosión que te quitó la vida que nadie creyó que tuvieras.

Quiero Toda La Tierra Más El 5%

monedas

En SigT, el blog de Armonth, encontré una pequeña historia que había leído hace muchos años, y que recomendé bastante, y creía haber compartido en el blog, pero parece que nunca lo hice, así que ahora enmiendo mi error.

Como verán, es bastante largo, pero sin dudas vale la pena tomarse el tiempo para leerlo


© Copyright por Larry Hannigan & Stephanie Relfe (1971 Australia). Se permite la distribución de esta historia por cualquier medio. Si prefieren, pueden leer el original en inglés.

Traducción al castellano por geocities.com/mediodeintercambio.

Quiero toda la tierra más el 5%Fabián se entusiasmaba mientras ensayaba una vez más su discurso para la muchedumbre que se presentaría mañana. Él había deseado siempre prestigio y poder y ahora sus sueños iban a ser realidad. Él era un artesano que trabajaba con plata y oro, haciendo joyería y ornamentos, pero estaba descontento con tener que trabajar para vivir. Él necesitaba entusiasmo, un desafío, y su plan estaba listo para comenzar.

Por generaciones la gente utilizó el sistema del trueque. Un hombre mantenia a su propia familia proporcionando todas sus necesidades o bien se especializaba en un comercio particular. Los bienes excedentes de su propia producción, los intercambiaba o por los excedentes de otros.

Quiero toda la tierra más el 5% (2)El día del mercado había sido siempre ruidoso y polvoriento, sin embargo la gente deseaba los gritos y los saludos, y disfrutaba especialmente el compañerismo. Solía ser un lugar feliz, pero ahora había demasiada gente, demasiados discutiendo. No había tiempo para charlar – se hacía necesario un sistema mejor.

Generalmente, la gente había sido feliz, y gozó de los frutos de su trabajo. En cada comunidad un gobierno simple había sido formado para cerciorarse de que las libertades y los derechos de cada persona fueran protegidos y que no se forzara a ningún hombre a hacer cualquier cosa contra su voluntad por ningún otro hombre, o cualquier grupo de hombres.

la historia sigue, click para leerla completa

Hibbo Scores, We Riot

Hibbo Scores, We Riot

Tony Hibbert (Hibbo, para los amigos), es un futbolista del Everton inglés. Inicialmente volante, hoy juega como lateral derecho. Y en 309 partidos jugados, no hizo ni un solo gol. Y cada partido que pasaba sin que hiciera un gol, aumentaba su reputación como jugador incapaz de hacer un gol. Y por eso, se llegó a ver la bandera que ilustra este post: “Hibbo scores, we riot”, o, en español, parafraseando: “Si Hibbo hace un gol, se arma” (si se les ocurre una mejor traducción para riot, me avisan. No me convence disturbio, manifestación, o similares).

Seguir leyendo »

Paul Hunt

Aprovechando la fiebre de los Juegos Olímpicos, les dejo un par de videos muy graciosos de Paul Hunt, un entrenador olímpico de gimnasia, devenido en cómico.

Primero en suelo.
Imagen de previsualización de YouTube

Click para ver dos videos más

Golden Goal – Fútbol Gracioso

Golden Goal

Golden Goal es un programa noruego conducido por Johan Golden y Henrik Elvestad donde suelen realizar partidos de fútbol, pero siempre con un twist. Una modificación que lo hace muy gracioso; y con la peculiaridad de contar muchas veces con jugadores profesionales.

Entre algunas de estas modificaciones, se encuentran la de envolver a cada jugador en una esfera plástica, jugar en una cancha inclinada, darle descargas eléctricas a los jugadores, jugar con los ojos tapados (como el equipo de los Murciélagos), jugar con una pelota gigante y manejando autos, y muchos más. Acá les dejo algunos videos que fui descubriendo con mi hermano. Lamentablemente casi todos están en noruego, pero no hace falta entender lo que dicen para entender las reglas y para reírse un buen rato, en todo caso pueden adelantar las presentaciones e ir directo al meollo del asunto.

Hacé click para ver los hilarantes videos

Página 1 de 16112345...102030...Última »