TuSecreto (El Secreto De Otro Es Mi Secreto)

Supongo que a esta altura todos conocerán el sitio TuSecreto, un portal donde cada persona puede, anónimamente, contar sus secretos más íntimos.
Podés hacerle saber al mundo qué persona te gusta, qué hacés cuando estás sólo, qué opinás de tus profesores de la facultad o incluso qué clase de ropa interior te gusta usar. Hay para todos los gustos.

Por ejemplo, para promocionar el libro, utilizan esta:

“Cuando me vuelvo en tren de la facultad, siempre tengo un libro medio intelectual guardado por si se me sienta una linda chica al lado. El otro dí leí El Aleph. No entendí ni jota…”

Y así podríamos continuar con varias, pero quiero detenerme en esto último. Mencioné que esa frase la están utilizando para promocionar su nuevo libro, y realmente, mi opinión es que a la gente le gusta mucho ganar dinero con el esfuerzo de otro.
Podrían decir que es algo obvio, pero a nadie le interesa ya el reconocimiento, o incluso el placer que otorga hacer algo, ya directamente pasan a robar a cuatro manos.
Porque, como si sacar un libro con frases que dijeron otros no es suficiente, recordemos que esta idea no es original, sino que la sacaron de otro sitio donde estaba en idioma inglés.

Justamente de este sitio, entre otros tantos, hablamos cuando enumerábamos los sitios que fueron buenas ideas ya que la gente arma la infraestructura (unas dos horitas -a lo sumo- de una persona capacitada), paga mensualmente un servidor, promociona un poco el sitio y de ahí en más es la gente la que se encarga de llenarte la página, de hacerte propaganda, lo que desemboca en más gente y en un ingreso por publicidad que supera ampliamente el mínimo costo mensual que tienen.

Así que ya saben, si quieren ganar plata, no se maten pensando en una idea fantástica, recorran internet, busquen algo bueno y copienlo. Así lo están haciendo todos los que copiaron la idea de la página del millón de dólares; los que están haciendo copias del sitio Fotolog.com; y un largo etcétera que ahora no tengo ganas de enumerar.

Si pasan y llegaron a leer hasta acá sin aburrirse, lo menos que pueden hacer es comentar y dejar su opinión, no me hagan escribir todo esto en vano.

Juan Manuel Fraga

[FePe55.com.ar]Juan Manuel FragaOtra muestra de que una publicidad popular es capaz de vender un mal producto. O servicio en este caso.

Ya desde hace mucho tiempo las quejas sobre los servicios de Arnet fueron creciendo, y para colmo, con la idea de cobrar por GB excedente se ganaron mi odio.
Por lo tanto jamás recomendé Arnet a alguien que me preguntase sobre servicios de banda ancha, e incluso llegué a desrecomendar a quienes lo tenían como una opción.

Pero la gente ahora lo está contratando, y todo por una publicidad, que yo no encuentro para nada graciosa ni atractiva. No sé si será porque odio Arnet o porque no le encuentro gracia a hacer una publicidad robando ideas de internet (como el Numa Numa de Gary, el hipopótamo violeta bailarín, la idea de las cadenas de mails, etc, etc).
Todo empezó con voces en off relatando cosas que todos conocemos por internet, para de esta forma tratar de ganarse la complicidad de quienes las conocían y hacérsela conocer a quienes no. Y luego culminó con Juan Manuel Fraga. Un tipo a mi parecer corriente y poco gracioso con un problema que no es grave ni tiene ninguna relación con internet como es la caída del pelo.
Todo dentro de un marco conocido para los consumidores masivos de internet, como es un video dentro de un formato similar a un fotolog. Y se abrió paso con una página Web, un Blog y su propio usuario en YouTube para subir sus videos.
Sé que a muchos les gusta, aunque realmente desconozco el porqué. Me parece muy mala sinceramente.

Yo me pregunto, ¿por qué no siguieron con Mukenio? Ese sí que era un grande.

Bueno, en fin, lo único que quiero hacer con esto es prevenir a la gente que tenga intención de pasarse a ese servicio. Si les gusta la publicidad, miren la página, vean los videos, lean el Blog, pero no contraten ese pobre servicio.

Saludos a todos. Fepe, haciendo razonar a más de uno (ah no, eso no iba)

Documentos “To Go”

Google sigue innovando, y hace unos meses sacó Google Spreadsheets, que sería algo similar al Excel y compró Writely, un programa similar al Word.

¿Y qué tiene de innovador? Bueno, que se puede trabajar desde internet, se guarda en internet, se puede utilizar en cualquier PC, se pueden enviar por mail y sin bajar nada.
Esto es el futuro para Google: usar todo directamente desde internet.

Lo único que necesitan, es una cuenta GMail. Quien no tenga avisen en los comentarios y le mando una invitación para abrir una. Pruébenlo y después me cuentan: Google Docs

Kamasutra 3D

Para todos los que quieran probar posiciones nuevas y no entiendan mucho los dibujitos raros originales, acá les paso una página donde podrán ver las cosas desde un mejor punto de vista.
Además de ser todas 3D, se pueden observar en 360 grados.
¡Esto es arte!

Link: Exhibición Mundial de Posiciones Sexuales

Odisea: ¿La vida sin internet es posible?

Y finalmente fueron cinco días.

Para quienes no lo sabían, que son realmente la mayoría de quienes visitan este blog, les comento que desde el viernes a las 21 horas hasta el momento en que escribo esta líneas estuve sin internet.
Como verán, el corte afectó absolutamente todo mi fin de semana, ya que llegué de trabajar el viernes y en menos de media hora ya estaba offline.

A principios del siglo XXI uno ya está acostumbrado a convivir e interactuar con el mundo a través de la internet. Y tan acostumbrados estamos (principalmente los que tenemos banda ancha) que no nos imaginamos estar cinco días sin ella.
Para muchas personas sonará exagerado. “Cinco días no es nada”, “Se pasan volando”, “¿Cómo vas a depender tanto de internet?”, etc, etc. Pero sé que hay muchos que me entienden y que comparten mi pensamiento de que cinco días es mucho tiempo para esto.

Si alguien me preguntaba cómo reaccionaría ante este hecho, muy probablemente hubiese dicho algo muy distinto a lo que realmente sucedió. Y lo que sucedió fue lo siguiente:
En el momento del corte, de más está decirlo, estaba utilizando la PC. Y lejos de enojarme y putear a los cuatro vientos, me relajé, cené y luego vi “Vicious Circle”, el último espectáculo de Dane Cook, y “Complaints and Grievances” de George Carlin; que terminaron a eso de la 1 y me fui a dormir viendo TV con la esperanza de reencontrarme con la World Wide Web al despertar -aunque más que esperanza era certeza, ya que creía que era una caída del proveedor de internet y no un problema personal mío como después me enteré-.
Cuando me levanté la mañana siguiente probé y seguía sin tener internet, entonces bajé, desayuné y leí el diario como siempre y luego llamé al ISP y me enteré que ellos no habían tenido ningún problema y que aparentemente era un error en la línea de teléfono, y, por ende, le correspondía arreglarlo a Telefónica, pero que ellos le pasaban el reclamo y el martes habría noticias, ya que el fin de semana la empresa española no trabaja (al menos el área correspondiente a estos problemas).
Aún sin hacerme problemas seguí mi día normalmente. Día que dediqué principalmente a estudiar, aunque antes de meterme de lleno en el estudio salimos, con la familia, a almorzar cerca de casa.
Este paso podría pasar desapercibido, de no ser porque en el restaurant nos encontramos con el gran Amadeo Carrizo, sentado en la mesa de enfrente. Incluso charlamos un buen rato de mesa a mesa sobre River y demás temas.
Un orgullo haber compartido una conversación con el gran Amadeo, a la vez que veía gente de todas las edades acercársele para saludarlo. Un grande.
Para quienes no lo conozcan, Amadeo Raúl Carrizo fue arquero de River y de la selección. Tiene actualmente 80 años y es considerado, por muchos, el mejor arquero argentino de la historia.

Luego volvimos a casa, donde me centré finalmente en el estudio; estuve con los libros varias horas hasta que vino Lau, a la nochecita.
El día siguiente empezó también sin internet. Y nuevamente lo dediqué principalmente al estudio. Aunque esta vez acompañado por Lau.
Un poquito a la mañana, luego almorzamos, estudiamos un poquito más en el patio, bajo el hermoso sol del Domingo, y cuando amagó a llover, entramos.

Ya a eso de las 20 vino lo revolucionario del fin de semana, acto que obviamente no voy a contar por aquí para no arruinarle la sorpresa a quienes no lo saben.
Así que sacando eso de lado, el día terminó con la cena, fútbol de primera y a dormir que el lunes arranca otra semana.

Y la semana arrancó como todas. Tanto el lunes como el martes y el miércoles, muy cargada en horarios, por lo que se pudo disimular la falta de internet. Sobre todo porque entraba de tanto en tanto desde la facultad y desde el laburo.

Tal como prometieron, el martes hubo novedades: me dijeron que iban a venir a casa los de Telefónica para ver la línea, cosa que me aterraba, ya que yo no iba a estar presente para ver los desastres que hacían.
Al fin, hoy miércoles, vinieron, arreglaron un problemilla en un cable e internet volvió. Y ahí terminó la odisea de los cinco días sin internet.

Al fin y al cabo no era tan grave.

Página 30 de 32« Primera...1020...2829303132