Speed-WebMaking (Segunda y última parte)

Lo prometido es deuda. Por lo tanto aquí estoy para mostrarles mi última creación en materia de páginas web.
Como ya dije antes, la hice en menos de dos horitas, así que no esperen una obra maestra de la red. Es básicamente HTML, salvo un poquito de PHP y menos de AJAX.

La página es BigoteRuben.com.ar, dedicada obviamente a Bigote Ruben, el equipo del cual formo parte junto a todos los delincuentes que integran Lp742. Podrán ver las noticias (especialmente referidas a las suspensiones de partidos por culpa de la lluvia), el plantel con algunas estadísticas de cada uno, el fixture, las posiciones y las sedes donde jugaremos, incluyendo los mapitas correspondientes para no perdernos yendo a Tortuguitas o a Los Polvorines.

Eso es todo. Pasen y vean, pasen y vean. Disfruten (o no) de mi última creación.

Todas las opiniones serán bien recibidas, tanto dejando un comentario en este post como entrando al sitio y dejando un mensaje en el shoutbox/chat/tagboard que puse a la derecha en la primer página del sitio.

Mis parecidos

Según MyHeritage.com (algo así como “MiHerencia.com”), en la siguiente foto aparecen los famosos a los que me parezco.
Creo que lo hacen a propósito para subirle el autoestima a uno, porque no puede ser que me parezca a Tom Welling (El Superman joven de Smallville), Ethan Hawke (Training Day / Día de Entrenamiento; Before Sunrise / Antes del Amanecer y Before Sunset / Antes Del Atardecer) y Matthew McConaughey (How To Lose a Guy In Ten Days / Cómo Perder A Un Hombre En Diez Días).

Bueno, acá les dejo la foto:

Que semana loca

Me acabo de enterar que en esta semana, se trabaja y se va a la facultad, ¡el lunes, el martes, el miércoles, el jueves y el viernes!
Si, los cinco días se hacen las dos cosas. ¡Están todos locos! ¿Cómo es esto?.

Yo ya me había acostumbrado. Hace tres semanas, fueron cuatro días de actividad. Hace dos, fueron sólo dos días de actividad, y la semana pasada sólo el lunes no hubo facultad, lo que ya me pareció muy explotador de parte de… del mundo.
Pero ahora ya se pasaron de la raya. ¿Cómo pretenden que rindamos al 110% si nos hacen laburar y estudiar 5 días a la semana? ¡LOCOS! ¡LUNÁTICOS!.

Bueno, eso es todo desde acá.

Speed-WebMaking

Anoche me puse a armar una página web desde cero.
Empecé con el diseño, armando el header, footer, intro, y todos los botones. Luego me puse a editar unas imágenes que ya tenía. Una vez finalizada la parte de edición, me puse a trabajar en el sitio en sí. Armé una simple página, en basic-HTML, con muchas tablas. Agregué unos scripts, trabajé el style y empecé con el contenido. Lo fui armando de a poco, hasta que quedó como quería. Lo básico ya está hecho, y lo terminé en menos de dos horas.
Incluso ya subí todos los archivos al server.
Ahora sólo falta que se termine el trámite de pedido de dominio y la página estará terminada, todo con dos horitas de trabajo. Obviamente ahora empieza la parte más importante, la actualización, pero ya está para ser lanzada a la World Wide Web.

En cuanto esté, subiré acá la dirección.

Los programas que usé fueron todos de Adobe:

  • Adobe Photoshop CS2: Para todo lo concerniente a la edición de imágenes, lo que incluye el footer, el header y los botones, entre otras cositas.
  • Adobe Dreamweaver 8: Para armar el sitio en sí.

Una Destructiva Superstición, Bien Argentina

Texto de Marcelo A. Moreno, publicado en el diario Clarín del día de la fecha; con el que estoy muy de acuerdo, sobre todo porque tengo varias personas a mi alrededor que creen en esto.

Hay que ponerle huevo!

Y… ¡si no le metés pilas!

—La clave es la actitud.

¡Dale! ¡Ponele buena onda!

Una reluciente superstición argentina, que se extiende cada vez más de las manos tan disímiles del fútbol, la new age y los libros de autoayuda, tiene a predicar que la pura voluntad es un pasaporte seguro para el éxito.

Se trata de una especie de concepción bilardista de la vida: si se tienen ganas, si uno se rompe el alma por un objetivo, aunque sea un bruto, indefectiblemente lo logra.

Según esta concepción propia del pensamiento mágico, las cosas suceden con sólo querer que ocurran; eso sí, querer con fuerza, con fé y convencimiento y con un entusiasta espíritu de sacrificio para que se produzcan.

Seguramente resulta difícil sino imposible lograr un objetivo si se lo busca con apatía, con neglicencia, con profundo escepticismo o con indiferencia. Pero esto no significa lo contrario: que si uno de le pone muchas ganas a una labor, ésta consiga patente de éxito.

Para irnos a los extremos: Miguel Angel no pintó la Capilla Sixtina munido únicamente de una gran obstinación; Napoleón no arrolló a los ejércitos de Europa sólo con ganas; el hombre no llegó a la Luna porque los técnicos de la NASA pusieron huevo.

Hace unos días le preguntaron a Yelena Isinbayeva, la bellísima rusa que es campeona mundial de salto con garrocha, qué la diferencia de sus competidoras. Desde luego, no se refirió a su tozudez en entrenarse sino a la calidad de su entrenamiento. Y después afirmó: “La diferencia es técnica. Incluso sin ser veloz en la carrera, incluso sin ser muy fuerte, puedes saltar alto. Yo siento que soy la más fuerte y rápida, pero la principal diferencia es la técnica”.

La atleta llama técnica al saber. Y sin duda la civilización se construyó y se construye, día a día, mucho más con conocimiento articulado que con buena voluntad.

“Hay exaltados sin capacidad, y son ellos la gente verdaderamente peligrosa”, escribió, en el siglo XVIII, el filósofo alemán Georg Christoph Lichtenberg.

Y el riesgo de ese voluntarismo acecha cotidianamente. La zonas más trágicas de la historia argentina no podrían explicarse sin este elemento tan candoroso como devastador.

Página 38 de 48« Primera...102030...3637383940...Última »