Sugerencia Para Los Vendedores De Paragüas

Quiero utilizar este medio para enviarle una sugerencia a los vendedores de paragüas: No vendan su producto a personas de altura menor al metro sesenta.

¿Y por qué es esto? Porque estoy cansado de los golpecitos en el pecho propinados por las puntas de los paragüas de personas de escasa estatura.
Ya bastante tengo con los paragüas en general, tengo que agacharme, esquivarlos y mojarme más por su culpa, pero al menos esos no lastiman físicamente.

Esto de los días de lluvia me exaspera. La gente sale a la calle con la sombrilla y como si semejante aparatejo no fuese suficiente, caminan por abajo de los techos y cuando uno viene caminando lo obligan a moverse y empaparse por completo.
Debe ser porque no quieren que se les moje el paragüas. Digo la sombrilla; sino se les puede desteñir y una sombrilla desteñida no es nada top en la playa en verano.

Camel Club

El Domingo empecé a leer “Camel Club” de David Baldacci, autor de varias reconocidas novelas, entre ellas “Una Fracción de Segundo” y “El Juego de las Horas” donde utiliza en ambas oportunidades a los mismos protagonistas: dos agentes del Servicio Secreto de los Estados Unidos, Sean King y Michelle Maxwell.

En Camel Club sigue con su especialidad, el thriller político; involucrando al Servicio Secreto, al FBI, a la CIA y más organizaciones gubernamentales americanas.
Por lo que leí hasta ahora, otro muy buen libro. Bien narrado y con una buena dosis de suspenso incluso al inicio que te hace lamentar cada vez que debés que dejar de leer.

Baldacci también contribuye a la industria del cine, ya que escribió varios guiones y su libro “Absolute Power” fue llevado a la pantalla grande protagonizado ni más ni menos que por Clint Eastwood -que también es el director-, Gene Hackman, Ed Harris y Laura Linney.

Links
El libro en IBList
Página de David Baldacci
Absolute Power en IMDb

Fuckin’ Spam

Primero a todas las casillas de e-mail, después al celular, y ahora al Blog. El Spam me persigue.
Si observan los comentarios de casi todos los posts, verán que hay comentarios en inglés sin sentido ni relación a lo dicho en el post. Esto no es más que una nueva forma de Spam. Firman con frases hechas e intentan que la gente ingrese a un sitio que puede ser mera publicidad o tener algún tipo de virus.

Debido a esto me veo obligado a activar la opción “word-verification”, que no es más que esas famosas letras que aparecen en casi todos los registros y uno tiene que escribir lo que dicen para poder proseguir. De esta forma se evita que un robot postee, ya que se necesita una persona para ver y transcribir el texto de la imágen.

Sé que es muy molesto, pero es la única alternativa que tengo. Espero que por esto no dejen de comentar quienes lo vienen haciendo.

Y aprovecho esta ocasión para agradecerle a Lau, Savio, Lucho, Nacho, Tongas, BoBi, Gabri, Tayita, Nono y Manu, por comentar en los distintos posts. Está bueno sentir que lo que uno escribe es leído por alguien. ¡Gracias!

Último Pasajero

Hoy, mientras comía, tuve la oportunidad de ver El Último Pasajero, programa que había visto un par de veces hace ya un buen rato. Y, al igual que aquellas veces, al observar la serie de preguntas y respuestas me dio mucha vergüenza . Ajena por los participantes y propia como parte del pueblo argentino.
Realmente no puedo creer cómo personas de más de 17 años son capaces de desconocer semejantes obviedades. Y no me vengan con excusas como “la televisión te pone nervioso” porque acá no se aplica.
Una de las que más me sorprendió me la contó Paula en el trabajo: A una joven le preguntaron qué era la testosterona. Y cuando todos pensábamos que no iba a dejar al conductor dar las opciones -porque hay opciones, ya que muchos adivinan- no sólo lo dejó, sino que la opción elegida fue: UN PÁJARO. Sí, un pájaro.
Y hay más, realmente ahora no me acuerdo. Mi cerebro bloquea esas cosas, me hacen mal.

Hoy noté que decidieron cambiar las preguntas de cultura general por preguntas más relacionadas a las mentes huecas de estos jóvenes. Pasaron a preguntar del mundo del espectáculo. Novelas, dibujitos. Esas cosas que todo joven debe saber.
Y está bien que lo hayan hecho, porque de la otra forma quedaba mal el país, el programa, el colegio que los mandaba y los chicos; aunque a ellos no parecía molestarles, sino que se quejaban por la mala suerte que tenían.

Aún así, todavía tienen el atrevimiento de hacer preguntas que no estés relacionadas con la caja boba. Hoy, por ejemplo preguntaron: “¿Cuál es la rama de la lingüistica que estudia el origen de las palabras?”. ¿Nuevamente creyeron que la iba a responder de una? Espero que no, porque no fue así. Sino que escuchó pacientemente las opciones: a) Histología, b) Etimología y c) Mitología.
Si uno se encuentra nervioso y no le sale la opción, puede intentar razonar -aunque estoy empezando a pensar que en este programa se considera trampa. Por alguna razón debe ser que nadie lo intenta- empezando por la más fácil: mitología. Por más que no se esté seguro, se deduce que es el estudio de los mitos, por lo tanto ésa la descartamos. Y nos quedan dos.
Histología no pretendo que sepan que es el estudio específico de los tejidos -en realidad debería pretenderlo, pero ya uno se resigna- pero en todo caso que les suena que es una palabra utilizada en medicina, al igual que etimología es una palabra utilizada por literatos o simplemente por escritores.
Y ahí, de un simple razonamiento de 2 o 3 segundos, sale la respuesta. Pero no, quien debía responderla cerró los ojos y tiró una letra. Y lo grave es que acertó y ganó.

Habría que instaurar un nuevo sistema: Al responder, se debe decir la respuesta, no la letra correspondiente a la opción, porque cuando la cosa se pone un poco turbia, todos tiran la letra que les parece más simpática. “A”, “b”, “c”, gritan esperanzados los participantes. Y algunos aciertan. Después de todo hay un 33% de posibilidades.

Después de esa pregunta traté de seguir mirando, pero no aguanté y vine a escribir esto. Realmente me deprime pensar que esa gente está a meses de tener un título.

Quería descargarme, eso es todo.

Salida del Día del Amigo

Qué noche la de anoche. Empezó, como siempre, con todo el mundo llegando tarde a la casa de Jony de dónde salíamos para ir a comer (teníamos reservado a las 22 y a las 21:45 éramos 4 o 5 nada más). Por suerte algunos llegamos a tiempo para ocupar la mesa y el resto fue cayendo lentamente.
La cena era en una parrilla de Puerto Madero, y Jony había reservado para 15 personas, en un cálculo estimativo. La primera sorpresa de la noche se dio cuando empezamos a hacer cuentas y vimos llegar a bastante más gente que los supuestos 15. De a poco la mesa se fue llenando y luego fue quedando chica. Al final nos quedamos en 25 (bueh che, 15 y 25 personas es casi lo mismo).
La cena tuvo sus momentos memorables, como el pantalón de Nachito comiendo chimichurri (en realidad era salsa criolla, pero no importa. Gonza dijo chimichurri y será chimichurri) o Maurito contándole a Gabri la verdad de la vida secreta de las mujeres con novio, principalmente las pelirrojas. Pero todo eso lo dejaremos para otro día, hoy lo quiero hacer relativamente cortito.
Antes de cerrar el tema de la cena no puedo dejar de mencionar el problema que se armó al ver que la cuenta ascendía a $600, lo que produjo algunas quejas de los muchachos, pero al final todos pagaron como debe ser.

Ahora sí, una vez finalizada la cena del día del amigo empezó la famosa discusión de “¿A dónde vamos?”. Están los que quieren ir a bailar, los que se tienen que ir a dormir, los que quieren irse a dormir, Savio que quiere ir al casino, y así varios. Igual para poder partir rumbo a nuestro destino, había que esperar a Manu que llegaba en cualquier momento de la cancha porque había ido a ver a su amado Vélez.
Aprovechando la distracción de todo el mundo, Savio se escapó hacia el casino, llevándonos a Corra, a Marce y a mí con él. Lo que pasó en el casino prefiero no hacerlo público, simplemente digamos que no fue muy fructífera la incursión.

Cuando nos llaman para avisarnos que llegó Manu, salimos del casino y nos juntamos todos de vuelta. Algunos ya se habían ido, ya sea por necesidad o por voluntad propia, y varios quedamos varados en medio de Puerto Madero. Después de unas cuántas discusiones más se decidió ir a Sunset. Obviamente la cosa no fue tan fácil. Primero tuvimos que ir a comprar algo para tomar, después tuvimos que conseguir las entradas y después Jony tuvo que acompañar a Marce a la casa para que se ponga bonito para ir al boliche.

Después de todo eso nos fuimos a Olivos a tomar lo que compramos, a observar a Manu levitar y girar la mano trescientos sesenta grados (este pibe es cosa seria), a discutir sobre la vida y a probar los autos.

Y por fin nos dirigimos a Sunset (digo ‘por fin’ porque hacía mucho que estábamos yendo) y cuando llegamos empezaron las dudas: “¿Servirán estas 13 entradas gratis? ¿O serán truchas?”, “¿Estará bueno? Me parece que no va a haber nadie”. Pero bueno, las entradas sirvieron, pagamos entre todos las de los dos muchachos que no tenían y cuando el reloj marcaba las cuatro de la madrugada, entramos.

Lo que pasó dentro realmente no merece mucho comentario de mi parte. Yo, una persona que no es habitué de estos antros, me aburrí como un hongo (los del bosque, no los de los pies) durante toda nuestra estadía. Creo que los muchachos la habrán pasado mejor.

Cansados, ya a eso de las seis de la mañana, nos fuimos. Ahí ya nos dispersamos todos. Los cuatro autos partieron con rumbos diferentes, así que sólo les puedo contar lo que nos pasó a los del de Savio, que éramos, ademas del conductor, Corra, Lucho, el Nono y yo.
Aprovechando que Corra y yo teníamos que hacer tiempo para ir a laburar (en mi caso venir, porque es en el estudio donde estoy redactando esto. Ustedes no digan nada.) y el Nono para ir al kinesiólogo, Lucho y Savio no tuvieron más remedio que aguantarnos un rato en el McDonald’s, aunque curiosamente fueron sólo ellos dos los que se pidieron comida.
Y tanto en ese desayuno de hamburguesas como en el viaje que posteriormente nos llevó a cada uno a nuestros destinos, buscamos una forma de hacer guita. Necesitamos una idea brillante que nos salve a todos de por vida. Y quedó entonces establecida una futura reunión para realizar un Brainstorming que nos cambie la vida de una buena vez, no puede ser que todavía vayamos a cenar a Puerto Madero, a tomar algo a Vicente López y a bailar a Olivos. Somos el último orejón del tarro, la escoria del país. Realmente algo indecente.

Bueno, acá termina el relato de una salida agitada que yo no sé si decir que terminó o que continúa, porque acabo de llegar al laburo y estoy redactando esto mientras llega el horario en que debo empezar a hacer mis habituales tareas. Espero que hayan disfrutado el relato.

¡Adiós!.

PD: JuaNeMe, cuando puedas pasame las fotos y videos así los subo acá y/o al Flog.

–Comenten ratas inmundas-

Página 47 de 48« Primera...102030...4445464748